amarc

Declaración de Brasilia.

Monopolios son barrera principal para la diversidad y democracia en redes y medios de comunicación en la era de la convergencia

En Brasil, jueves 22 de noviembre de 2012.- Líderes de radios comunitarias de los cinco continentes, académicos, activistas por la libertad de expresión, representantes de periodistas y corresponsales de prensa nos hemos reunido para debatir sobre los desafíos que imponen los cambios tecnológicos para las radios comunitarias, en pos de ampliar las libertades y derechos a la comunicación de la ciudadanía.

La experiencia en muchos países, en especial Argentina y Uruguay, nos ha mostrado que el campo legislativo ha resultado clave para avanzar en cambios que garanticen los derechos ciudadanos en el ámbito de las comunicaciones y los medios. Construir opinión colectiva e influir es requisito para impulsar las transformaciones. Atendiendo a esta situación la Conferencia Mundial AMARC 10, se propuso la conformación de un Programa Global de Legislaciones y Derecho a La Comunicación de la red mundial de radios comunitarias (AMARC), cuyo objetivo sea defender y promover el establecimiento de condiciones favorables para el funcionamiento eficaz de las radios comunitarias a nivel de políticas, legislación y reglamentos.

Los cambios en las comunicaciones están en marcha y el sector social comunitario debe posicionar un lugar y constituirse como referente, para que los actuales debates sobre radio y TV digital y convergencia tecnológica, se instalen bajo la óptica de la democracia y el derecho a la comunicación.

Vivimos un periodo de crisis global cuyo repertorio de respuesta desde los poderes ha sido, hasta ahora, mayor concentración de transnacionalización y verticalización de la propiedad. En las comunicaciones y los medios, la banca ha entrado con fuerza y lidera la propiedad en la mayoría de los países. Este fenómeno que ya es una realidad en el sistema tradicional de medios (prensa escrita,radio y televisión analógicas), arremete con mayor propensión a la concentración y al abuso de posiciones dominantes, en el marco de la convergencia digital con las telecomunicaciones y las redes informáticas.

Hoy es clave el lugar de las operadoras de telecomunicaciones y de las proveedoras de conexión de TV por cable, ya que es cada vez más masiva la producción y distribución de contenidos informativos y de entretención a través de las redes de telefonía y de servicios de Internet. Estos sectores presentan altos niveles de concentración y una tendencia creciente a la formación de conglomerados transnacionales.

Esta realidad plantea complejos desafíos a los Estados para su regulación en distintos niveles. En particular Internet, depende de una infraestructura que es propiedad de las telefónicas y de distintos intermediarios entre los procesos de producción de contenidos y su circulación social. Los relatores de Libertad de Expresión han manifestado su preocupación en relación a la necesidad de preservar y garantizar los derechos de los usuarios a la libre expresión, al acceso a la cultura, a la privacidad y a no ser discriminados cuando hacen uso de las redes.

El escenario de los cambios está abierto en la radiodifusión sonora y es un reto para AMARC, tomar posición e influir para que la aplicación del principio de bien público a las actuales y emergentes plataformas sobre las cuales se produzcan y distribuyan contenidos en formato auditivo, sean el fundamento de las legislaciones que aseguren el derecho a la comunicación y la libertad de expresión de la ciudadanía, en especial de los sectores que han estado excluidos de este campo : las mujeres, los pueblos originarios, las comunidades aisladas y pobres.

Estos son los desafíos para el Programa Global de Legislaciones y Derecho a la Comunicación que hoy presentamos, el cual es depositario del acumulado de conocimiento, prácticas de lucha y defensoría de los derechos humanos que han protagonizado las radios comunitarias en las Américas, Asia, Africa y Europa

Por último el Programa , busca contribuir al reforzamiento de experiencias en países donde el contexto de libertad de expresión es particularmente difícil y hay oportunidades para avanzar en los procesos de democratización y de libertad de expresión a través de las radios comunitarias.

Las manifestaciones de malestar social ante las desigualdades que impone el modelo de libre mercado , han proliferado en todo el mundo y junto con éstas han crecido las restricciones a la libertad de expresión, la criminalización de la protesta, la obstrucción a la labor de periodistas y las acciones de censura directa e indirecta, así ocurrió en los países árabes, en Asia, en América Latina, los Estados Unidos y ahora en Europa. Los aquí reunidos , hacemos un llamado a la sociedad civil y a los movimientos sociales mundiales a tomar un lugar en la lucha por el DDHH a la comunicación, y así hacer posible el sueño de otro mundo con más libertades y con más derechos.